¿Qué me importa que suba el dólar?

La forma usual de hablar del “precio del dólar” da la impresión errada de que es el dólar el que varía, y muchos medianamente tienen razón al decir que el dólar no importa mucho en Chile. Pero cuando sube el precio del dólar, en realidad lo que está pasando es que cuesta más pesos para comprar un dólar. O sea, el peso vale menos; y eso sí que nos importa como chilenos.

Cuando se debilita nuestra moneda, significa que nuestro dinero vale menos en el mundo. O sea, si compramos carne de Brasil, electrodomésticos de China, ropa de Vietnam, o medicamentos de Alemania, todo va a costar más caro. Antes del desplome del peso chileno, ya había una inflación de un 4,3 %. Es cosa de fijarse la próxima vez que vaya a comprar, de dónde viene el producto que compra, y entenderá que una caída de un 10 % en el peso se traduce en un aumento en el precio de ese producto en por lo menos un 10 %, lo que impacta el bolsillo de todos nosotros.

Puede pensar que comprar hecho en Chile puede evadir este problema. Pero, resulta que mucho de lo hecho en Chile es con materiales extranjeros, como pintura, acero, plástico, entre otros.

Entonces dirá usted, compre sólo frutas y verduras chilenas. Pues bien, mucha de la fruta local es para exportación, y el peso a un nivel bajo ayuda a los exportadores ganar más. Pero también significa que los campesinos pueden ganar más vendiendo a los exportadores que en el mercado, y eso lleva que las cosas incluso 100 % hechos en Chile suban igual de precio.

Todo sube, pero los más perjudicados no son los más ricos, sino los jubilados que ven las pocas monedas que tienen valen menos, son los que han ahorrado con mucho esfuerzo, y los que sus sueldos no se ajustan con la inflación. Como siempre, cuando se juega con la economía, los más vulnerables sufrirán ante la indolencia de algunos.

 

 

 

 

 

 

 


Daniel Grady

Relaciones Internacionales
Fundación Ciudadano Austral