Impacto del sueldo mínimo en las PYMEs

Daniel Grady

Fundación Ciudadano Austral

Hace unos días, el empresario chileno, Andrónico Luksic dio indicios que estaba a favor de subir el sueldo mínimo y que dentro de sus empresas aplicará el límite inferior en 500 mil pesos. Y es que es bastante obvio que lo iba a hacer: a las grandes empresas les conviene que suba el sueldo mínimo Usted se preguntará ¿Cómo es eso?

Quienes pagan sueldo mínimo (o muy cerca de él) son en su abrumadora mayoría, PYMEs porque no tienen las economías de escala ni cuota de mercado para pagar más. Es el caso casi universal de los pequeños emprendedores, que no tienen respaldo financiero para pagar sueldos altos o viven el mes a mes.

Al subir el costo de mano de obra con un alza en el sueldo mínimo, aumentan las barreras de entrada al mercado, y hace más difícil operar a las MiPYMEs. Así hay menos competencia para las grandes empresas, que ahora pueden acaparar más mercado y extender su dominación, que es lo que -en parte-reclama la gente.

Es por ello que, en general, cuando sube el sueldo mínimo aumenta la cesantía o aumentan los precios, porque las grandes empresas tienen dos opciones: pueden ajustar su planilla de trabajadores, cosa que no pueden hacer las PYMEs, o pueden aprovechar su cuota de mercado para pasar el costo a los clientes, aumentando el precio, cosa que tampoco pueden hacer las PYMEs.

Lo que no les han dicho los políticos es que subir el sueldo mínimo es un regalo para las grandes empresas. Por algo los países escandinavos, por ejemplo, no tienen sueldo mínimo, pero sí tienen sueldos relativamente más altos y menor desempleo.