Marxismo, 100 millones de muertos

Karl Marx fue un intelectual que teorizó sobre sociedad, economía y política, que en su conjunto se conocen como marxismo o comunismo. Allí postuló que en el capitalismo se producirían tensiones internas, provocadas por las leyes dialécticas que lo llevarían a su reemplazo por un nuevo sistema a cargo del proletariado.

Marx inspiró a contadas naciones para adoptar sistemas conforme a sus ideas. En 1922 nace la URSS dirigida por el partido comunista. En 1949 la República Popular de China llenó de arte las calles para abrir paso a Mao Zedong quien colocó sobre la mesa la conciencia sobre la lucha de clases.

Más tarde en 1961 se construye el muro de Berlín en Alemania para mantener una sociedad igualitaria y aislarse del capitalismo global. En América, inspirados por el éxito de la lucha del proletariado, nace la revolución cubana que en 1959 saca del poder al dictador Fulgencio Batista.

A su vez, desde 1965 en Chile nace el MIR (Movimiento de izquierda revolucionaria), el FER (Movimiento del frente estudiantil revolucionario) y el MCR (movimiento de campesinos revolucionarios), entre otros. También inspirados en el ideario marxista.

En 1970, el Presidente Salvador Allende llega a la Moneda estatizando la minería del cobre y otras 91 industrias, entre ellas la banca. A pesar que había pasado medio siglo desde la muerte de Marx, esto no fue impedimento para el surgimiento de movimientos comunistas o socialistas en casi todo el planeta.

Marx tras la publicación del primer tomo El Capital (1867) fue fervientemente refutado por el economista austriaco Carl Menger con escritos referentes a los principios de la economía (publicadas desde 1871 en adelante). Aparentemente, Marx no quiso o no pudo publicar los otros dos tomos en vida pues, quien lo hizo fue Engels tras su muerte.

¿Se habrá dado cuenta Marx de la imposibilidad del cálculo económico comunista tras leer a Menger? Jamás lo sabremos. Pues se limitó a guardar silencio que se reflejó al no publicar sus dos tomos siguientes. Sin embargo, hoy nos preguntamos: ¿qué hubiese pasado si Marx hubiese advertido del error del comunismo?

Según las cifras de “El libro negro del comunismo” (1998) habríamos evitado la muerte de 20 millones de personas bajo la URSS, cerca de 65 millones en la República Popular China, 1 millón de vietnamitas, 4 millones entre Corea del Norte y Camboya, 1 millón en los regímenes comunistas de Europa Central, cerca de 150.000 en Latinoamérica, 1.7 millones de muertes en África, 1.5 millones en Afganistán, y 10.000 muertes provocadas por el movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder, y otros 38.000 a 85.000 durante la guerra civil española.

En nuestro país, se publicó “Hipótesis de Terrorismo” de Milán Marinovic donde se indica que entre 1983-1986 el terrorismo MIR-FPMR provocó 3.326 atentados con explosivos, 1.889 sabotajes, 649 asaltos a mano armada, 162 secuestros, 516 bajas y 316 sabotajes con riesgo de vida.

Salvador Allende reconoce en 1971 que “nuestro camino tiene particularidades muy específicas, pero se rige a su vez por las leyes generales de toda revolución que tiene un objetivo socialista, leyes de estas que han sido desentrañadas por el marxismo- leninismo”.

Hoy, las ideas de Marx pareciera que siguen vigentes. Tanto en Cuba, como Corea del Norte o Venezuela siguen habiendo víctimas por parte de quienes ostentan el poder, y desde cerca, en Chile tenemos algunos candidatos presidenciales que abrazan el marxismo sin tapujos. Ahora bien, si Marx hubiese advertido sobre la imposibilidad de la aplicación de sus ideas sin violencia y coacción, cerca de cien millones de personas no habrían muerto por esta ideología.

Criss Delgado
Estudiante de derecho Universidad de los Andes. Becaria en el programa Institute for Leadership in the Americas (ILA). En el sur de Chile ha participado en distintas iniciativas de carácter cívico y social.