En defensa del turismo, la libertad en contra de las restricciones sanitarias

Nuestro sur se caracteriza por ser una zona preferente para vacacionar, por sus climas particulares, sus lindos paisajes o sus tradiciones. La isla de Chiloé con la calidez de su gente, Puerto Varas, Ensenada y Ralún con sus hermosos paisajes, o los bellos recorridos por Cochamó u Hornopirén, pero que desde el  pasado año las distintas restricciones sanitarias que fueron implementadas desde marzo del 2020 afectaron la libertad de movimiento interno dentro del país, haciendo cada vez más difícil a los emprendedores en estas y otras zonas del país hacer sostenibles sus negocios, y con mayor razón, aquellos que se dedican al turismo, una de las industrias más golpeadas. Aunque en el último tiempo las personas implícitamente han sido “obligadas” a vacunarse para poder vacacionar y el rubro ha ido al alza, pero siempre dependiendo de las decisiones gubernamentales en base al volumen de contagios en cada comuna.

Las medidas de la actual administración durante la pandemia siguen afectando duramente a la industria del turismo, siendo una de las áreas más golpeadas a nivel mundial, donde Chile no ha sido la excepción, debido a las estrictas medidas de las cuarentenas, el distanciamiento social y los aforos, el pase de movilidad y la restricción de movilidad en algunos meses en Chile. Para poner en contexto, según la Subsecretaría de Turismo, durante el año 2021 la llegada de turistas extranjeros tuvo una caída del 94% durante los meses de enero y febrero en comparación al año 2020, y en cuanto al emprendimiento en la región de Los Lagos, las medidas sanitarias nos muestran que las ventas de las microempresas tuvieron una caída del -28,3%, números que mantienen una tendencia de sube y baja en casi 22 meses.

El último gran golpe al sector del turismo se dio el jueves 30 de diciembre del 2021 cuando el Ministro de Salud, Enrique París, anunció la postergación de la apertura de los pasos fronterizos terrestres por casos de variante Ómicron, dejando solo habilitado bajo evaluación estricta el paso Los Libertadores en la región de Valparaíso, esto lo acompaña el anuncio del 27 de diciembre del 2021, llamando a exigir desde el 1 de enero el pase de movilidad, violando la ley Nº 20.584 de Deberes y Derechos de los Pacientes en sus artículos 12º y 13º, y como si fuera poco, este famoso pase vulnera la Constitución Política y la ley Nº20.609, la cual establece medidas contra la discriminación.

¿Hasta qué punto será necesario tolerar la restricción de nuestras libertades? Países como Suiza, México, Estonia o el Estado de Florida en USA, y varios otros países han optado por las libertad y responsabilidad individual en mayor forma, con medidas focalizadas. En marzo próximo, sabremos si el nuevo gobierno mostrará respeto por la libertad o seguirá profundizando las restricciones, aunque ya Izkia Siches, expresidente del Colmed y, probablemente, miembro del gobierno de Gabriel Boric, señaló que “fue un error haber retirado las cuarentenas en el contexto de los viajes internacionales”, alguna señal nos da de lo que puede venir para los emprendedores y el turismo con la futura administración.

El tejido empresarial del turismo, el emprendimiento y el mercado en general, que no son más que personas con proyectos de vida, quieren poder prestar sus servicios, atender a los visitantes y poder ofrecer una experiencia turística de calidad en nuestra región, y para ello necesitan garantías de libertad, palabra muy manoseada últimamente, pero que se requiere con urgencia. Seguir con estrictas restricciones sanitarias o un discriminatorio pase de movilidad no va en esa sintonía, ejemplo de ellos son las multitudinarias marchas en países europeos en contra, de por ejemplo, el pasaporte sanitario. ¿Hasta cuándo será necesario el control sobre nuestras vidas? Es tiempo de despertar.

Esta columna fue publicada el 05 de enero en el diario el Heraldo Austral de Puerto Varas. Ver publicación original aquí.

Óscar Aguilar Hernández
Coordinador Regional
Fundación Ciudadano Austral