Foro de São Paulo. Cómplices chilenos del régimen criminal venezolano

Como irrisorio y un insulto al pueblo Venezolano y al mundo debe considerarse la noticia de la realización de la versión número XXV del Foro de São Paulo en Caracas, Venezuela. El cual tiene un costo para el estado venezolano de al menos 200 millones de dólares según declaraciones del Diputado Regnaul y además congrega a los cómplices latinoamericanos del régimen criminal socialista establecido para los días 25 al 28 de julio.

El Foro de São Paulo, que la Red Liberal de América Latina ha catalogado como #ForoDeLaMuerte en esta oportunidad, tiene su génesis en la reunificación y re interpretación de la estrategia socialista luego del cese de la guerra fría, caída del muro de Berlín y configuración del nuevo orden. Convocado por el Partido de los Trabajadores de Brasil a inicios de la década del noventa, este ha repercutido profundamente en los procesos electorales y el mapa geopolítico de la región, haciéndose del control ideológico y doctrinario en su momento producto de la elección de autoridades tales como Hugo Chávez y Nicolás Maduro (Venezuela), Lula da Silva y Dilma Rousseff (Brasil), Tabaré Vázquez y José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Daniel Ortega (Nicaragua), Fernando Lugo (Paraguay), Mauricio Funes (El Salvador), Ollanta Humala (Perú), Cristina Fernández (Argentina), Michelle Bachelet (Chile), entre otros. Muchos de los anteriormente mencionados en la cárcel o siendo procesados por diversas faltas o delitos.

El abogado y politólogo boliviano, Director Interamerican Institute for Democracy, Carlos Sánchez Berzain, ha señalado que “el Foro de São Paulo certifica que es el disfraz político de la delincuencia organizada”. Haciendo un breve repaso a la política local, en Chile tuvimos un candidato presidencial en 2017, Alejandro Navarro, que expresamente ha manifestado su postura favorable en apoyo a la narcodictadura siendo además un cómplice del negacionismo ante las violaciones de los derechos humanos que comete dicho régimen. Pero eso no es solo una casualidad, dentro del listado de partidos políticos asociados al Foro que encubre los regímenes socialistas que amparan la pobreza, subdesarrollo y la corrupción se encuentran doce partidos o movimientos políticos chilenos asociados según se indica la página web www.forodesaopaulo.org: Izquierda Ciudadana; Movimiento Amplio Social; Movimiento de Izquierda Revolucionaria; Partido Comunista de Chile; Partido Humanista; Partido Socialista; Partido del Socialismo Allendista; Revolución Democrática; Partido Igualdad; Poder Ciudadano; Partido País Progresista y la Izquierda Libertaria. Es decir, integrantes de la ex Nueva Mayoría y del Frente Amplio deben hacerse cargo y explicar a los ciudadanos de Chile y sus reales propósitos ideológicos en nuestro país, y su complicidad ante la narcodictadura de Nicolás Maduro al pertenecer a dicha organización como el Foro de São Paulo que lo avala.

La nueva versión del Foro, que finaliza el día de hoy domingo, tiene en su programa intercambios de experiencias socialistas con partidos de África, Asia y el mundo Árabe, trabajos en grupos sobre articulación y redes para un plan común, donde profundizarán la nueva estrategia de lucha de clases promoviendo la conflictividad bajo los nuevos sujetos de revolución: “mujeres”, “afrodescendientes” y “pueblos originarios”.

Así, bajo el amparo retórico del socialismo que prefieren llamar “gobiernos progresistas”, presenciaremos nuevamente el silencio de los medios hegemónicos tradicionales, intelectuales y personeros del mundo político. Ante nuestras narices continuará la ola de millones de familias escapando de Venezuela buscando mejores oportunidades fuera de la tierra que los vio nacer. Niños, madres, familias separadas ante una de las mayores crisis de la historia del continente provocada por el socialismo, ante la ineficiencia de las organizaciones internacionales y tímido coraje de líderes locales que deberían haber cerrado toda negociación con dicho régimen para recuperar su democracia e iniciar políticas de shock económico. El socialismo, que en su esencia aniquila la dignidad del ser humano, ha cambiado su máscara pero sigue presente en América.